©2019 Uplift · Built with love by Swift Ideas using WordPress.

Recetas de La Cucanya: Ensalada de queso fresco y flores

Recetas de La Cucanya: Ensalada de queso fresco y flores
La Cucanya
Recetas de La Cucanya, Ensalada de queso fresco y flores

Recetas de La Cucanya: Ensalada de queso fresco y flores 

Ingredientes

Para la ensalada

  • 100 g de queso fresco conservado en salsa y envasado al vacío
  • 30 g de habitas baby
  • 1 cogollo de lechuga
  • 20 g de fresas
  • unas hojas espinacas baby
  • flores

 

Para la salsa

  • 2 ajos confitados a baja temperatura
  • el aceite de los ajos
  • flor de lavanda
  • guindilla
  • vinagre
  • sal
  • pimienta blanca

 

Confitar los ajos

Colocamos los dientes de ajo, sin pelar, en un cazo y los cubrimos con aceite de oliva. Calentamos el aceite a fuego muy suave, vigilando que nunca llegue a hervir, y dejamos confitar los ajos 30 minutos. Transcurrido este tiempo apartamos el cazo del fuego y dejamos que se enfríe el contenido.

Podemos guardar los ajos en un tarro de cristal cubiertos con el aceite.

Los ajos pueden utilizarse para confeccionar patés y enriquecer purés, cremas, guisos o guarniciones. El aceite aromatizado que obtenemos es ideal para aliñar ensaladas, condimentar platos de pasta o cocinar guisos y estofados.

Recetas de La Cucanya, Ensalada de queso fresco y flores

La salsa y el queso

Trituramos juntos todos los ingredientes para la salsa.

Envasamos al vacío el queso cortado a dados con la salsa, de esta forma el queso se infusiona al instante. Cuando envasas al vacío sacas el aire y el producto absorbe el líquido en su lugar.

Una opción más casera es colocar el queso a dados en un recipiente y cubrirlo con la salsa. Si lo hacemos de esta manera, el queso debe permanecer así 24 horas.

El resultado de esta operación es un queso en aceite y una salsa impregnada del sabor del queso fresco.

 

La ensalada

Cortamos el cogollo en trozos y los maceramos en la salsa en la que hemos tenido el queso. Los cogollos solo deben macerar 2-3 minutos, queremos que se impregnen del sabor pero hay que evitar que se reblandezcan. Mientras, preparamos el resto de ingredientes. Montamos la ensalada, la aliñamos, salamos con unas escamas de sal y decoramos con las flores. Servimos inmediatamente.