©2019 Uplift · Built with love by Swift Ideas using WordPress.

Carnaval de Vilanova, el Ball de Mantons

Carnaval de Vilanova, el Ball de Mantons
La Cucanya
carnaval, comparsas, comparses, vilanova

Carnaval de Vilanova, el Ball de Mantons

Ya está aquí. Cuando hablamos en Vilanova de Ball de Mantons es que ya estamos inmersos en plena efervescencia de Carnaval, la fiesta más participativa de Vilanova y la Geltrú. Este año, el singular baile que levanta el telón del Carnaval de Vilanova es el 23 de febrero, casi un mes después de San Antonio Abad, que con los Tres Tombs del 17 de enero nos anima a celebrar la Fiesta Mayor de Invierno.

Hace semanas que los mantones empiezan a salir de las cajas o de los armarios, porque hay que revisar que estén a punto para el baile donde son los indiscutibles protagonistas. Unos mantones que quizás incluso han pasado por la tintorería, unos mantones a los que hemos repasado los flecos, unos mantones que suman muchos años e historias familiares, en algunos casos, mientras que en otros serán mucho más nuevos. Todos, sin embargo, son imprescindibles en la noche del Ball de Mantons: tanto los que sólo salen esta noche porque ya lo llevaba la bisabuela y hay que cuidarlo, hasta el que se estrenará este año o el que también repetirá el Domingo de la Comparsa.

 

Vilanova comienza su Carnaval con este baile de gala, elegante, peculiar: un baile para disfrutar con la compañía de amigos, con buena música y donde hay que ir definiendo cómo vamos a vivir este Carnaval 2019. Los clásicos bailes de mantones de las diversas sociedades vilanovinas mantienen el aire de la Vilanova de los “Americanos”, de aquellos compatriotas que hicieron fortuna en América y (al volver a su ciudad natal) organizaban fiestas con aromas de sus aventuras de ultramar. Es por ello que, junto a los mantones, el código de vestimenta masculino para la noche reclama una americana o, como mínimo, indumentaria que esté a la altura de los magníficos mantones con quien se compartirá velada.

La puesta en escena del Ball de Mantons reclama, siempre que se pueda, una cena en grupo y una música adecuada para poder bailar y lucir, especialmente, los mantones de Manila, uno de los grandes símbolos del Carnaval de Vilanova y una pieza indispensable del Carnaval local. Y es que estamos ante la puerta de entrada a los días de más fiesta del año, un tiempo para el arrebato, el humor, la sátira y la imaginación, atributos que también serán inseparables del Carnaval de Vilanova.

Los vilanovíes y las vilanovinas no vivimos el sábado del Ball de Mantons como un fin de semana más del año. Lo saboreamos con buena compañía, con ganas de juerga, con la ilusión de volver a vivir un Carnaval más y, también, con la inquietud de si sabremos tenerlo todo a punto para los múltiples actos que nos propone nuestro gran Carnaval.