©2019 Uplift · Built with love by Swift Ideas using WordPress.

Descubriendo al pez limón

Descubriendo al pez limón
La Cucanya
Tiradito de pez limón, La Cucanya

El pez limón
Seriola dumerili

El pez limón es un pescado azul que está emparentado con el atún, el jurel o la palometa. Se lo conoce con diferentes nombres: en Catalunya y Baleares se le llama cirvia, círvia o cirviola. En Andalucía es llamado lecha, lechola, serviola o pez limón, mientras que en Canarias y en algunas partes de Latinoamérica recibe el nombre de medregal, medregal coronado o limón.

 

Aspecto

Es de color gris azulado o violáceo, con las partes laterales e inferiores de color gris plateado. En los ejemplares jóvenes se pueden ver bandas verticales oscuras. Una raya ambarina trascurre desde la boca a la dorsal, pasando por la línea de los ojos. Su tamaño oscila entre 1 y 1,5 metros de longitud y puede llegar a pesar unos 60 kg, aunque su peso y tamaño depende de la zona de cría, las temperaturas y las corrientes del océano.

Es un pez que se cría en el Atlántico, por ejemplo en el golfo de Vizcaya, y en el Mediterráneo, especialmente en la costa occidental andaluza (Cádiz, Barbate, Zahara de los Atunes, Conil…). Por lo general, en invierno vive en lugares arenosos y zonas rocosas en las profundidades de los océanos, para salir más cerca de la costa en la época en la época de cría, en primavera. Se alimenta de sepias, calamares, bogas y jureles, así como de crustáceos y pequeños organismos.

 

Variantes

Dos de las variantes más conocidas del pez limón son:

  • Medregal rabo amarillo (Seriola lalandi). Es muy abundante en las costas atlánticas de Sudamérica.
  • Palometón (Lichia Amia). Tienen varias filas de dientes agudos y pequeños. Los adultos son muy voraces y se alimentan de peces pequeños.

 

Beneficios para la salud

La carne del pez limón, con un 2,5 % de contenido de grasas en relación a su peso, proporciona una gran cantidad de nutrientes indispensables para nuestro organismo. Es rico en proteínas, hidratos de carbono, minerales como el hierro, calcio, potasio, zinc o sodio, vitaminas del grupo B, vitamina A y E. Otro elemento que abunda en la carne del pez limón son los ácidos grasos omega-3, que contribuyen a cuidar nuestro sistema cardiovascular, pues reducen los niveles de colesterol y triglicéridos, a la vez que previenen enfermedades cardiovasculares o degenerativas.

 

Manipulación

Las espinas del pez limón son muy fáciles de sacar con unas pinzas. Para ello debemos abrir el pez por la mitad.

 

En la cocina

La carne del pez limón, de color blanco y extremadamente sabrosa, hace que muchos cocineros y gastrónomos se sientan atraídos por esta especie, pero el pez limón continúa siendo un desconocido para la mayor parte del público. A veces se ha comparado al pez limón con el atún o la corvina.

Al igual que su pariente el atún, la forma más rápida y sencilla de preparar el pez limón es a la plancha, vuelta y vuelta, sin demasiadas complicaciones en la elaboración, y conservando al mismo tiempo todas sus propiedades nutritivas. La ventresca del pez limón es uno de los cortes más apreciados, y los lomos se pueden preparar también en filetes.

La gran influencia de la cocina japonesa y peruana ha hecho que el pez limón se consuma cada vez más en crudo, lo que permite saborear con más naturalidad la carne de este pescado. Se puede preparar en forma de sashimi, cortándolo en láminas muy finas, o en los famosos tiraditos y ceviches, aderezados con soja, cítricos o jengibre.

Tiradito de pez limón, La Cucanya

El pez limón en La Cucanya

En nuestra Carta de Primavera te proponemos un plato muy sabroso (y sano!) con este pescado como protagonista absoluto: Tiradito de pez limón.

La propuesta se basa en el respeto al máximo al producto fresco y al sabor original. El pescado se presenta crudo, cortado tipo sashimi, ligeramente macerado con zumo de lima y acompañado con una crema de ají amarillo para potenciar el sabor.

Para terminar el plato, unos toques de aguacate que buscan un contrapunto con el sabor marino y las notas del ají, y una ensalada de rucola (que aporta la frescura y un punto de amargor) con habas secas y tempura de habitas mini tiernas.